Tips para hacer intercambios de idiomas

Los intercambios de idiomas tienen que formar parte de tu estilo de vida diario

 

Cuando te presentas a un examen nivel C1 de inglés, es muy importante que practiques el idioma con nativos. Para ello, los intercambios de idiomas son un recurso muy interesante, y lo mejor de todo, gratuito. Hay diversas páginas donde puedes encontrar una pareja que esté dispuesta a enseñarte su idioma, a cambio del tuyo. Mis favoritas son HelloTalk y My Language Exchange.

Puedes hacerlos tanto presencialmente, como por internet (mi modo favorito). Online me gusta más, porque lo puedes adaptar e insertar a tu estilo de vida.  Esto del estilo de vida, es más imprortante de lo que nos imaginamos, ya que todos sabemos de sobra, que aquello que no se hace de forma natural y sostenible en el tiempo, termina por dejarse. Vamos a compararlo con una dieta, nos pasamos la vida haciendo dietas (empezamos y lo dejamos), al final no sirve para nada, solo para perder el tiempo.

Con el inglés pasa lo mismo, la gente suele empezar muy fuerte, y antes de que pasen tres meses ya se han rendido. Esto ocurre porque nos marcamos objetivos inalcanzables que no podemos cumplir, y empezamos a hacer cosas «raras» para conseguirlos. El truco está en convertir el inglés, como la dieta, en un estilo de vida que se pueda sobrellevar en el tiempo.

¿Por qué no dejamos de llamarle «hacer dieta» o «estudiar inglés», y empezamos a llamarle: «mi estilo de vida»?

 

Os voy a contar algo que no viene al caso, pero guarda mucha relación con mi disciplina con el inglés.

Hace unos años, debido a una enfermedad, tuve que cambiar mis hábitos alimentarios, y tengo restringidos los hidratos de carbono de absorción rápida. No puedo comer dulces, helados, azúcar, pan, pasta, etc. Los médicos me dijeron que tenía dos opciones, o dejaba de consumir esos alimentos y me controlaba la resistencia a la insulina por mí misma, o tomaba una pastilla de por vida.

Es muy fácil tomar una pastilla, pero yo decidí que iba a conseguirlo por mí misma. Nadie daba un duro por mí y me decían que cómo iba yo a aguantar esa dieta tan dura, con lo rico que estaba un helado. Me costó mucho trabajo hacerlo, sobre todo al principio, que tenía un síndrome de abstinencia terrible. Sin embargo, después de tres años, aquí estoy, lo he conseguido y he controlado mi enfermedad yo solita. NO hago dieta, sino que llevo un estilo de vida diferente. He cambiado mis hábitos alimentarios, hago más ejercicio, me cuido física y mentalmente, y lo mejor de todo es que lo he convertido en parte de quien yo soy. Ya no siento que sea nada duro lo que hago, y muchos me preguntan cómo lo mantengo. La respuesta es «resultados y progreso», eso es lo que me motiva a seguir y hacerlo algo sostenible en el tiempo.

Os cuento todo esto, porque con el inglés me pasaba lo mismo, siempre había «estudiado inglés», viéndolo como eso, «estudiar inglés». Mejoraba un poco y al tiempo me frustraba y abandonaba. No conseguí dominarlo hasta que lo convertí en un estilo de vida. Dejé de verlo como ESTUDIAR y pasé a verlo como algo que disfrutaba haciendo y que había integrado en mi vida. Algo llevadero en el tiempo y que yo hacía porque quería, donde no había reglas.

 

Los intercambios de idiomas mejor online y si puede ser por notas de audio

 

Es por ello que cuando hacéis un intercambio de idiomas es mejor hacerlo online, para poder adaptarlo a vuestro ritmo de vida. No es bueno que tengáis un guion preestablecido. Esos guiones solo son reglas y normas que al final os harán cansaros y por ende rendiros.

Desde mi experiencia, en tres meses integrándolo en tu vida eres capaz de hablar inglés, pero tienes que hacer que forme parte de tu rutina diaria natural. No fuerces las cosas, déjate llevar y habla con tus intercambios de idiomas como si de tus amigos se tratase. Coge confianza con ellos, cuéntales tu día a día, tu vida, tus problemas, tu pasado, tus planes futuros, habla sobre tus inquietudes. Convierte a esa persona en tu mejor amig@, haz que sea uno más de tu grupo y cuando consigas eso, entonces tu inglés no tendrá límites.

 

La constancia es la clave, pero no la obsesión

 

La fluidez es algo que se consigue super rápido, siempre que ya tengas una base (casi todos solemos tenerla por el colegio), eso sí, también se pierde de un día para otro. Lo ideal es hablar todos los días con esa persona. Pero, si un día no puedes hacerlo, no te castigues por ello. Aquí ocurre igual que si un día me como un helado, soy humana y no me castigo por ello, al día siguiente sigo con mi estilo de vida y no hay culpabilidades ni desmotivaciones. Un día o dos no van a hacer que tu nivel de inglés decaiga, siempre que sigas una rutina adaptada a ti, como persona individual y única que eres.

Es por ello que encuentro muy útiles los mensajes de audio a través de aplicaciones como HelloTalk, Whatsapp, Messenger, etc. Skype y Zoom están muy bien, pero para ello necesitas organización y reglas. A nadie nos gustan las reglas, por esas apps es más natural y mucho más fácil de integrar en tu día a día. Lo haces casi sin darte cuenta, en cualquier momento. Si estás esperando en la cola del super, coges tu móvil y le mandas un mensaje a tu intercambio, contándole que el súper está hasta la bola, y que has visto a alguien que no llevaba mascarilla y que le han regañado…. etc.

No sé, es un ejemplo, pero le cuentas lo que quieras, como si le quieres contar que te has levantado y tenías los ojos pegados 😯 . Esa es la esencia de esas apps, aprendes inglés real y del bueno, lo usas en contexto, en situaciones en que lo necesitas, y que tu amigo no sepa hablar español, es lo mejor para ti. Las cosas se recuerdan mejor cuando las hemos necesitado para algo.

 

Es mejor chatear en inglés que no hacer nada

 

Hay días en que no nos apetece hablar o enviar notas de voz,no pasa nada, envía mensajes escritos. Algo es mucho mejor que nada. Los mensajes te ayudan a mantener ese nivel de vocabulario y gramática. Aunque no te ayudan con la fluidez, pero si tienen su parte positiva también.

Por último, habla despacio e intenta pronunciar bien las terminaciones de las palabras. Los nativos hablan mucho más despacio que en castellano. Fíjate en la pronunciación de tu amigo, e intenta imitarlo. Dile que te corrija la pronunciación, porque es muy importante, y se consciente de que no siempre te van a corregir.

El motivo por el cual no lo harán es porque pueden entenderte. Cuando alguien te entiende, es un engorro tener que estar corrigiendo a cada rato. Habrá veces que lo hará y veces que no. Sin embargo, de tanto escuchar y leer a esa persona, acabarás corrigiendo tus errores por ti mismo. Esa es la mejor forma, machacar, machacar y machacar.

 

No sé que me pasa, porque soy una de esas personas que siempre que ha empezado a hacer algo por ella misma, ha tenido baja autoestima, pero siento que puedo conseguir lo que me propongo, es raro. Soy de ese tipo de personas a las que le gusta hacer que las cosas ocurran y me motivan los resultados.

Cuando algo no me sale como yo quiero, siempre pienso: «Anabel, si esto no funciona, tienes que hacer algo diferente». Es por ello que estoy orgullosa de lo que he conseguido por mi misma, y quiero motivaros a que lo hagáis también.

Cuando me preguntan que por qué hago lo que hago, que el inglés avanzado es difícil y feo, yo contesto: «mi trabajo no es difícil, es fácil, porque puedo ser yo misma y lo único que tengo que hacer es seguir siendo yo misma, eso es lo que lo hace sostenible en el día a día».

Time flies when you are having fun

 

 

¿Te presentas al nivel C1 y necesitas un libro directo al grano, con todos los trucos para aprobar? Consigue nuestra guía en Amazon. Haz clic en la imagen

 

Guía aprobar B2/C1 inglés

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *